MI ¬†ūüé£ R√ćO

Territorio Pesca

 Arranca parsimonioso de sus fuentes cristalinas y reflejando cielos dibuja quebradas en busca de su destino.

Pronto se despe√Īa y brioso se pulveriza al rebotar en perpetuas rocas tapizas de verd√≠n.

 

 

Territorio Pesca

 

 

Cuando ralentiza su marcha por todas partes aparecen recodos, remansos y cuevas donde los herbajes y matas forma territorios frescos, salvajes y majestuosos. La abundante nieve de las colinas brota en riachuelos que conforman cuevas estalactíticas como caprichosas obras en mármol de un maestro escultor.

 

Cada puente un camino, cada poza una leyenda y cada poblado una historia.

Territorio Pesca

 

Ancho y somero o estrecho y profundo, cruza el valle rebautizando a los pueblos y pregonando su libertad. Se estrecha y retuerce ante paredones verticales de roca caliza que juegan a besar el brillante azul de nuestro cielo¬†y es ah√≠ que, recibiendo el agua del mismo ‚Äúinfierno‚ÄĚ, forma su particular patrimonio natural.

 

 

Mientras en la cima de los farallones, bajo el planeo de aves rapaces y enfrentadas a mil vientos, florecen las saxífragas y el té de roca.

 

Territorio Pesca

Todo es poes√≠a y misterio para el paciente pescador, porque sabe que, en cada piedra, en cada reviro, en cada tirada, una trucha salvaje le puede sorprender y esto, solo esto, ya le provoca entusiasmo y relajaci√≥n. Las fuentes no tienen ca√Īo para un agua sin color, que frescura para el sediento, que bals√°mico rinc√≥n.

 

 

 

En lo diminuto también se esconde la magia, aquí una libélula azul, allí un mirlo acuático y por el fondo pedregoso ninfas programadas para en un futuro próximo revolotear.

 

Territorio Pesca

Una corriente heladora, en los recodos más remansados y ayudada por un inestable cierzo, mece las ramas de las salgueras que dibujan poderosas sombras en la profundidad. Corre el agua, retiembla la salguera y un pajarillo emite su canción. Es un río con hechizo, que cautiva y contenta. En su marcha, lleno de luz y trasparencia, refleja la ermita que emplazada en su ribera le ampara y adorna.

 

 

 

Territorio Pesca

Tambi√©n tiene leyenda rom√°nica y anterior, pero solo son recuerdos de una vida mejor. Aqu√≠ un puente, all√≠ una ruta y esa agua que brota sin ning√ļn sabor, que paz para el so√Īador y que para√≠so para el pescador. Sentimos a√Īoranza de esa √©poca lejana que nunca vivimos, pero que muchas veces hemos so√Īado disfrutarla.

 

 

 

Tiempos primitivos de braveza especial en una naturaleza extraordinaria.

Territorio Pesca

 

Cansado de presas, turbinas y mala depuración, deja de lado el tesoro de la aljama y abraza a la ciudad para despedirse de la Pulchra leonina, la joya del gótico. Luego, entre tajamares, refleja el puente de los diez arcos y se despide para siempre fundiéndose en otras aguas con idéntico destino.

 

 

Territorio Pesca