Coto de Tolibia.
El límite superior, comienza en el pozo conocido como “Pozo ciego” aguas arriba del kilometro 14 de la carretera La Vecilla a Casomera. El inferior, termina donde desemboca el arroyo de Valverde-Valdeteja. Tiene una logitud superior a 5 Km y una anchura media de cerca de los 18 m. Está a 50 km. de León capital en el municipio de Valdelugueros.
El río Curueño, que nace de la unión de dos arroyos; uno que baja de Pico Toneo (2094 m) y otro del Puerto de Vegarada (1560 m), llega a este coto con sus aguas puras y cristalinas que atesoran a esa trucha salvaje de la montaña central leonesa con las que los más habilidosos pescadores pueden poner a prueba su ingenio y destreza.

El Curueño, que es un río pedregoso, aquí presenta una vegetación autóctona que contribuye a formar un paisaje idílico, donde pescar se convierte en goce de la naturaleza.

Este año hemos comprobado que cuando los neveros invernales no atesoran esas reservas el río del olvido se desangra en cuanto comienzan los calores y los regadíos incontrolados.
 Su población truchera en este momento aun es buena y son de una librea espectacular y su salvaje bravía hace meritoria su pesca.
Este coto es muy solicita do por pescadores de todo el territorio nacional y en especial por los de comunidades próximas como es el caso de un gran pescador, Rafael García, un conquense que gusta mucho de pescar nuestros ríos y que siempre aconseja la pesca s/m…porque las truchas que devuelvas hoy serán el disfrute de mañana. Gracias Rafa por tu colaboración fotográfica.

Uno de los tramos que más gusta es el final del coto, pozo de las brujas, que estuvo vedado un tiempo.

Para hacer un descanso en el mismo coto se encuentra La Venta del Aldeano donde se come de maravilla y a buen precio.

Esto, todo esto, si eres pescador y te gusta la montaña algún día lo tienes que disfrutar.